Dedicatorias

A mis padres, Oscar y Maria. Por lo que fueron
A mi esposa, Emilce. Por lo que es
A mis hijos, Emilio y Julia. Por lo que son y seran

aburrida defensa



dejo correr
el dedo por el estúpido aire
lineas
arpones son los trazos
palabras
que no dicen
nada
nuevo
pero necesito
esas señales sobre un trozo de aliento